Blog de Antonio Ignacio Vázquez

FeSP UGT Málaga

Secretaría de Políticas Sociales

La represión franquista en las mujeres

Escrito por politicassocialesCEPMA 09-04-2019 en Politicas Sociales. Comentarios (0)

Esta Democracia ha tenido que esperar demasiados años para que el muro de silencio que ocultaba la ignominia del sistema represivo del franquismo se comience a conocer. Podemos afirmar sin equivocarnos que ha sido la fuerza de la memoria de sus víctimas, gracias a la lucha de  las asociaciones memorialistas, a familiares de desaparecidos, a gente de bien, los que han hecho posible como expresa Marisa Peña que podamos hablar de nuestros muertos, esos que bien dice ella tan quietos, tan callados y tan molestos. Pues llegó el momento ya de romper con el silencio, es hora de luchar contra el olvido, la justicia, las traiciones, es tiempo de reparación, de recuperación de la memoria.

Hoy día los estudios históricos explican con total rigor y detalle los caracteres de aquella represión; una labor que desgraciadamente no ha culminado todavía, pues aún, hoy día persisten los fantasmas del fascismo revoleteando a nuestro alrededor, como si no hubieran sembrado suficiente sangre y dolor, y se hubiesen quedado aún como diría Aute con hambre atrasada.

Fue un 19 de Noviembre de 1933 cuando votaron por primera vez las mujeres en España, lo volvieron hacer en Febrero del 1936, donde la UGT contaba con más de 100.000 afiliadas y donde el Frente Popular saco una mayoría absoluta aplastante 257 Diputados, frente a los 139 de la Derecha y 57 de Centro, pero este resultado democrático no detuvo el alzamiento militar fascista que se produjo el 18 de Julio del 1936, que quede claro que no fue una guerra civil, fue un golpe de Estado y sus crímenes siguen impunes para vergüenza de todos. La represión se llevó a cabo sin titubeo, ni vacilaciones, tenían que ser ejemplares y rápidos salvar a España del que no piense como ellos cueste lo que cueste, como decía el dictador “No me importaría matar a media España si tal fuera el precio a pagar para pacificarla”.

Málaga se convirtió en la primera ciudad del mundo que fue agredida sistemáticamente por la aviación, el 22 de Agosto de 1936 hubo un bombardeo de nueve aparatos sobre la campsa, que estuvo durante varios días ardiendo. En esas navidades del 36 salieron las primeras expediciones de niños malagueños hacia Francia, días después el 2 de Enero de 1937 bombardean Málaga con bombas incendiarias, colapsando la ciudad y dejándola sin fluido eléctrico, casi al final del mes se siguen sacando cadáveres entre los escombros, la situación era dantesca, lo más grave era que los bombardeos no buscaban objetivos militares o estratégicos y solo causaban daño a la población indefensa y hambrienta. Comenzó la ofensiva del ejército sublevado sobre Málaga, el pánico se apoderó de toda la población y al atardecer, más de 300.000 personas abandonaron desordenadamente y precipitadamente Málaga, mientras los barcos en la costa, el Canarias, Baleares y el Almirante Cervera bombardeaban a la población civil, fundamentalmente mujeres, personas mayores y niños que huían por la carretera en dirección a Almería.

A partir de aquí comienza uno de los episodios más tristes, más claros y desconocidos de la represión, la que sufrieron las mujeres durante el franquismo, decía el criminal de guerra Queipo de Llano que a las mujeres republicanas había que violarlas y después asesinarlas, aleccionando a los legionarios y regulares a que enseñaran a los rojos lo que significaba ser hombres y de paso a las mujeres después de todo esas comunistas y anarquistas se lo merecían, cuanta caridad cristiana bajo el amparo, impasible y cómplice de la iglesia, que en una carta colectiva del episcopado español animaba a los militares golpistas a exterminar de raíz al enemigo por “ateo y extranjero”, dentro de su caridad cristiana las mujeres que colaboraban con la república eran rapadas y obligadas a “procesionar” los domingos de Ramos, aún a fecha de hoy nadie ha pedido perdón a las víctimas.

Gracias a los innumerables testimonios, a las obras redactadas en el exilio, a los trabajos de historiadores e historiadoras feministas, podemos reconstruir con todo rigor lo ocurrido en este periodo oscuro de la nuestra historia.

Mujeres cuyas vidas se les hizo de noche antes de tiempo. Mujeres comprometidas con el proyecto republicano, militantes de sindicatos, partidos políticos y asociaciones femeninas que acabaron en las cárceles franquistas, que estaban destinadas a doblegar y transformar a las personas que caían en sus manos.Allí, estas mujeres se encontraron con otras muchas cuyo delito era ser esposas, hermanas, madres o cuñadas de rojos y que por ello fueron estigmatizadas y condenadas, cuando no mantenidas como rehenes a la espera de que el régimen capturara a sus hombres, que sí se habían significado políticamente a favor de la República, por eso, en las fichas procesales, no tienen escritas, ni la causa de la condena, ni la detención.

De este amplio colectivo de mujeres represaliadas, hubo un gran número de ellas que siguieron la lucha contra el franquismo en la clandestinidad, muchas fueron fusiladas y otras encarceladas durante muchos años. Muchas de ellas sufrieron rituales de humillación: rapados de cabezas, purgas con aceite de ricino y escarnio público consiguiente, estos rituales públicos se representaban no tanto para castigar el pecado de la mujer sino para vejar, humillar y combatir al hombre que había detrás de ella y que no se había dejado atrapar: el marido, el padre o el hijo varón. En resumen, castigar al hombre… pero en el cuerpo de la mujer. Con lo que dichas prácticas, al margen de su carga represiva per se, evidenciaban el acendrado carácter patriarcal y sexista del régimen que tuvieron que padecer las mujeres, ellas sufrieron una doble represión durante la etapa franquista: por rojas y por mujeres, incluso triple si pensamos en el estigma social que tuvieron que afrontar las supervivientes a sus salidas de las cárceles, despreciadas y desprestigiadas como mujer, procurando señalar en ellas como las rojas degeneradas en cuyo interior habitaba el Mal. Rituales que no practicaban con los hombres, solo con las mujeres.

Por las cárceles de mujeres en Málaga pasaron más de 4000 presas, mujeres que pasaron hambre, miseria y penurias. Sufrieron duchas de agua fría en invierno, violaciones, simulacros de fusilamientos, descalificación moral, golpes, la desnudaban y le hacían chantaje emocional con sus hijos. De los partes del médicos se extrae que todas las mujeres menores de 50 años, todas sin excepción, no padecen más que histerismo y su  tratamiento consistía en continuas duchas frías.

La alimentación estaba encaminada a la muerte lenta pero segura de las víctimas, se les daba de comer una semilla molida amarilla llamada almorta, que se daba a las vacas para que dieran más leche, era tan dura de digerir que causaba dolores estomacales y úlceras, mientras el dinero destinado a la alimentación se desviaba a otros menesteres o a los bolsillos de algunos gestores.

El número de hijos de reclusas ingresadas en establecimientos benéficos creció tanto que en año 1942 eran 9.050, esto muestra la cantidad de menores desamparados, con familias desechas debido al sistema represivo. Fue en las prisiones del régimen tras la guerra, donde se creó el “Habito del robo de Bebés”

Según las palabras del militar Vallejo Nájera, jefe de los Servicios Psiquiátricos de los sublevados, La represión, en sus múltiples fórmulas, desde la humillación pública hasta el asesinato, pasando por el encarcelamiento, se convertía de este modo en una medida de profilaxis que pretendía purificar el cuerpo social, extirpando del mismo cualquier atisbo de “complejo psico-afectivo” que pudiera “descomponer la patria”. Este criminal fascista en un estudio que realizó con 50 mujeres de las cárceles de Málaga le valió un ascenso y le permitió seguir con la represión y trabajar con los hijos de los perdedores con la inestimable labor de la iglesia. El resultado fue publicado en la “Revista Española de Medicina y Cirugía. Año II nº9, mayo 1939, siendo su título “Psiquismo del Fanatismo Marxista. Investigaciones Psicológicas en Marxistas Femeninos Delincuentes”.

Las conclusiones de esos estudios decían: que las mujeres en general y las rojas en particular, tenían rasgos físicos y psíquicos que las situaban en un plano de inferioridad con respecto al hombre, y que los factores marxismo-mujer-revolución, debían ser tratado médicamente. Así mismo, deducían que las malagueñas, mujeres y rojas, eran claramente seres degenerados con rasgos criminales.

Las mujeres fueron expulsadas de las “fábricas y de los talleres”, la doblegaron al encierro en el ámbito doméstico en el papel subalterno de “esposa y madre ejemplar”. Las Leyes del 12 y 23 de Agosto de 1938 se deroga el matrimonio civil y el divorcio, mientras se criminaliza el aborto en una Ley el 24 de Enero de 1941. El patriarcado machista se recrudece en el código penal en 1944 sobre delitos de adulterio: solo si la implicaba es la mujer, esto implicaría la separación, en caso contrario no. Artículo 428 establecía el derecho del marido y del padre “a lavar con sangre su honra”.

La represión femenina sufrida en las cárceles franquistas presenta diferencias a la de los hombres, en ellas se el hecho de la maternidad: los casos de presas que pasaban su embarazo en prisión, daban a luz en la enfermería de la cárcel o sobrevivían con sus hijos pequeños en el centro penitenciario. Ni tampoco a problemas sanitarios concretos como la dificultad de higiene durante la menstruación en las pésimas condiciones de la cárcel de turno, motivo de escarnio por parte de autoridades y carceleras, o los trastornos biológicos de consecuencias vitales y sociales tan relevantes como el adelanto de la menopausia, motivo asimismo de humillación por los mismos sujetos.

Otro factor diferencial entre Mujeres y Hombres era el perfil de los centros carcelarios femeninos, en los que las tareas de administración, vigilancia y castigo recaían generalmente sobre órdenes religiosas femeninas: Hijas de la Caridad, Hijas del Buen Pastor, Oblatas…, con la plusvalía de control y adoctrinamiento ideológico y religioso que ello entrañaba, presidido por el ideal de “esposa y madre ejemplar” del modelo socio-sexual dominante, en el que la Iglesia jugaba un papel capital.

Otras variables diferenciadoras,  resulta significativo que en las estadísticas penitenciarias no aparecieran presas políticas como tales, quedando todas las reclusas englobadas bajo el apartado de delincuentes comunes, y dando a entender que su encarcelamiento obedecía más a razones de tipo social provocadas por la miseria de posguerra que a impulsos organizativos y desafecciones políticas.

Cuando la mujer en cuestión evidenciaba su carácter irreductible, la recurrente técnica del traslado a otra cárcel cortaba por lo sano cualquier vínculo con la comunidad política y emocional diseñada para sobrevivir.

Las situaciones personales eran diferentes, las madres que tenían a sus hijos a su lado, con la idea de depuración de los niños criados en ambientes republicanos que para ellos eran degenerativos, albergó por parte del Estado una maraña legal de carácter ideológico que amparó el secuestro violento de los hijos de las exiliadas, fusiladas y encarceladas cuando no eran recogidos por familiares directos. Pasaron a ser tutelados, a partir de la orden de 30 de marzo de 1940, por las Juntas Provinciales de Protección a la Infancia, que los ingresaron en escuelas regentadas por religiosos, y en no pocos casos terminaron siendo entregados en adopción -de forma irregular- a familias afectas al régimen franquista.

El drama tuvo que ser especialmente doloroso para las reclusas que daban a luz en la cárcel, sabiendo que al cabo de los tres años se verían separadas de sus hijos, y no precisamente para que los recogieran sus familiares en el exterior. A las duras condiciones de vida del presidio —-reclusión, hacinamiento, miseria y enfermedad —, más intensas, si cabe, al verse sin leche o comida adecuada para sus criaturas, se añadía una amarga y forzada despedida.

La hipocresía del nuevo régimen franquista no tenía límites. El discurso maternalista, que en la práctica vulneraba de manera tan palmaria los derechos de las madres presas, era ensalzado, sin aparente conciencia alguna de contradicción, por medio de imágenes cargadas de alegría, generosidad, caridad y humanitarismo coincidiendo con las festividades de la Merced — patrona de las prisiones—, Navidad y Reyes. Únicamente en tan señalados días se les permitía a los hijos de las presas pasar buena parte de la jornada con sus madres.

Es fácil imaginar la trascendencia que poseía esa festividad para las mujeres que tenían a sus hijos en el exterior, al cuidado de sus parientes. Las fotografías de aquellas festividades eran las preferidas por el régimen a la hora de publicitar su gestión penitenciaria.

  El Dictador lo tuvo claro; en 1939 diseñó un sistema que redimiera y rebajaran sus penas si trabajaban para el Estado. En lo que sería un curioso mecanismo de explotación laboral y rentabilidad económica, tanto para el Estado como para algunos empresarios privados. Pero si atendemos al caso de las prisiones de mujeres, nos tropezaremos con una serie de variables diferenciadoras de la experiencia femenina en el universo penitenciario franquista, y no de menor calado que las comentadas hasta ahora. Al igual que ocurría con los presos, también una parte del colectivo de presas condenadas por delitos políticos tenía derecho a redimir pena; una parte, que no toda, pero las presas que sí podían aspirar a redimir veían mucho más limitadas sus posibilidades de trabajo que sus compañeros varones, ya que el Nuevo Estado invertía poco y mal en instalaciones laborales en los centros femeninos, las presas nunca salieron a trabajar fuera de la cárcel, así que conforme con el papel doméstico asignado a las mujeres en el reparto socio-sexual franquista de roles, fue la de los talleres textiles, aunque curiosamente resultó ser llamativamente escasa.

Aquellas mujeres luchadoras de entonces, siguen aún siendo hoy en día referencia, hoy toman su relevo los movimientos feministas, son fuerzas vivas y muy activas que difícilmente van a poder ser paradas por mucho que se empeñen algunos con pocas neuronas y mucha testosterona a caballo.

El proceso es tan imparable que la mayoría de la opinión pública ha asumido que se trata de uno de los principales motores actuales del cambio social. Los cambios logrados para alcanzar la igualdad formal y las acciones positivas para avanzar en la igualdad real han sido instrumentos de utilidad para la igualdad de la mujer.

"Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos".



Harto de estar harto

Escrito por politicassocialesCEPMA 20-12-2018 en Política Social. Comentarios (0)


Harto de una sociedad que se alimenta del odio al otro y al diferente.

Harto de los que prefieren el enfrentamiento al acercamiento.

Harto de quién prefiere la confrontación al diálogo.

Hartos de quien prefiere las balas a las palabras.

Harto de quién quiere levantar muros en lugar de derribarlos.

Harto de los que gritan “a por ellos” en lugar de decir vamos a entendernos.

Hartos de quién ve en un inmigrante a un enemigo en lugar de ver a un hermano.

Harto de los que presumen de banderas pero les falta corazón

Hartos de los que miran a otro lado antes de proteger a la mujer.

Hartos de quién usa la igualdad como símbolo de propaganda.

Harto de tantos políticos que no han trabajado en su vida y hablan de las obligaciones de los trabajadores.

Harto de tantos políticos imberbes y desocupados que solo han gozado de privilegios.

Harto de quienes nunca han apagado los despertadores para cumplir un horario de trabajo.

Harto de tanta violencia machista, asesinos y misóginos

BASTA YA


PENSIONES DIGNAS #17M#LAZOMARRON

Escrito por politicassocialesCEPMA 13-03-2018 en Política Social. Comentarios (0)

Desde la Unión General de Trabajadores hacemos un llamamiento a la ciudadanía para que se unan a una movilización a favor del sistema público de pensiones el próximo día 17 de marzo.

Este sindicato viene reivindicando desde el año 2013, en diversas campañas el NO a las reforma de las pensiones, porque nos empobrece, ahora y en el futuro, bajar las pensiones es fabricar pobreza, de ahí que desde entonces venimos solicitando a todos los ciudadanos y ciudadanas que defiendan sus pensiones, porque eso es defender su futuro, de ahí la importancia que adquiere las movilizaciones.

 Esta organización entiende que la subida del 0,25% " es un insulto a los pensionistas, a su inteligencia, además de una falta de respeto, porque eso no es una subida, con una alza de precios al dos por ciento", es inaceptable que haya dinero para rescatar autopistas con más de 700 millones de dinero público y no haya para los pensionistas, ni las personas con dificultades.

Por ello, se va a presentar al Pacto de Toledo una propuesta de subida al IPC "porque hay dinero", lo que falta es la voluntad política del Gobierno, que sólo busca un sistema de pensiones mínimas, muy recortadas, para obligar a que los españoles a que recurran a planes privados, y a seguir llenando las arcas, de sus socios, banqueros, especuladores financieros y aseguradoras. Diversos organismos, entre ellos el Banco de España, no pueden decir que no se pueden subir las pensiones conforme al IPC, porque es mentira. Nuestro sistema gasta muy poco en pensiones, menos del 11% del PIB, mientras que otros países, como Alemania, Italia o Francia gastan el 15%. Que no nos engañen

Eso es lo que persiguió la reforma de pensiones de 2013, que el Gobierno impuso fuera del Pacto de Toledo, sin consenso político, y que sólo busco recortar pensiones, De ahí que desde el 2013 este sindicato viene exigiendo la retirada de esta reforma, todos los informes apuntan a que incluso por el recorte de las pensiones se van a perder hasta 750.000 puestos de trabajo por la contracción del PIB.

El próximo 17 de marzo, están previstas manifestaciones en toda España. Queremos que sea una manifestación masiva donde estén todos los estamentos sociales desde la juventud hasta los pensionistas, porque es una lucha de todos, todos tenemos que estar ahí porque está en juego el futuro de las pensiones y mucho más los jóvenes cuyas pensiones están en entredicho con el actual sistema del mercado de trabajo, desde esta organización animamos a que que toda la población salga a la calle, pues este problema no es solo de los pensionistas, sino también de los trabajadores y las trabajadoras.

Tenemos que conseguir que el Gobierno comprenda el estado de indignación de los pensionistas y de la ciudadanía en general con el futuro de recortes.

UGT ha impugnado el Real Decreto 1079/2017, de 29 de diciembre, sobre revalorización de las pensiones, porque "se ha extralimitado claramente", dentro de la campaña desarrollada por este sindicato bajo el lema #LazoMarron, UGT interpuso en la Audiencia Nacional, el pasado 26 de febrero, un recurso contra la subida del 0,25 por ciento de las pensiones porque entendió que el Gobierno ha vulnerado la ley. No ha elaborado la ley para aprobar la subida de pensiones consciente de que no sería refrendada por los grupos parlamentarios que se encuentran en contra de la subida del 0,25 por ciento.

UGT está convencida de que la Audiencia Nacional "va a decretar la nulidad del 0,25 por ciento porque así lo ha demandado UGT, la única organización que ha interpuesto un recurso". Considera que esto "abre un nuevo horizonte porque el Gobierno está obligado a hacer una nueva ley y seguro no será al 0,25 por ciento".

UGT, de esta forma, espera que la nueva cita en las calles el próximo sábado 17 de marzo sea "una movilización masiva en la que participen no sólo pensionistas, también trabajadores en general y los jóvenes". "Este Gobierno nos está provocando constantemente y esto tiene que tener una respuesta en la calle. Hay motivos más que suficientes para llegar a unas condiciones aceptables y blindar el sistema de pensiones",

Seguiremos movilizándonos porque creo que la movilización del 17 no será la última, pero compañeros y compañeras, “continuamos la Lucha y seguiremos hasta la victoria”.




Bienvenida Ley LGTBI

Escrito por politicassocialesCEPMA 18-01-2018 en Política Social. Comentarios (0)

La diversidad sexogenérica es unas realidad que ha llegado para instalarse e ir transformando la visión que hasta ahora teníamos de la sexualidad, el ser humano está apostando por una evolución espontánea y que de alguna manera está revolucionando la forma de entender la sexualidad, las identidades y los derechos que lleva aparejados, una diversidad que necesita reivindicarse y avanzar en esa transformación social para alcanzar una progresiva aceptación y reconocimiento de la sociedad cuanto antes.

Es la hora de dejar atrás la hipocresía social, reaccionaria y dar un paso adelante, afrontando con valentía los nuevos tiempos, obligando a las instituciones a regular esta nueva realidad.

Toda persona tiene el derecho a tener la facultad de construir para sí una autodefinición de su cuerpo, de su identidad sexual, género y orientación sexual, ya que esto es un requisito primordial para el completo y satisfactorio desarrollo de su personalidad, por lo que esta construcción no debería suponerle ninguna causa de discriminación o impedimento para el disfrute de sus libertades y derechos.

Por todo esto doy la bienvenida la Ley 8/2017, para garantizar los derechos, la igualdad de trato y no discriminación de las personas LGTBI y sus familiares en Andalucía, pienso que es una gran herramienta para luchar contra la discriminación que sufren Gais, Lesbianas, Trans, Bisexuales e intersexuales y sus familias. Además de ser un buen instrumento de apoyo para erradicar conductas de odio, violencia y discriminación en el ámbito de las competencias de la Administraciones Públicas de Andalucía.


Alzemos la VOZ

Escrito por politicassocialesCEPMA 09-10-2017 en Sociedad. Comentarios (0)

Quiero alzar la voz para gritar ¡BASTA! No más palabras sordas ni más voces mudas. Imaginaros un mundo sin banderas, sin fronteras, donde no quepa el odio, ni la violencia, donde las personas amen a las personas sin importar razas, religiones o sexo.  Pedimos la paz, la convivencia y luego retomamos las palabras porque no son horas de reproches sino de gestos, porque estamos en tiempos de abrazos y no de imposturas, porque nunca debe existir el “a por ellos”, cuando ellos somos también nosotros. Retomemos la cordura y hagamos de la sensatez una ley universal que nos ampare a todos ya todas. ¿Quién quiere apuntarse al sueño de ser ciudadano del mundo?